Historial

Una alternativa positiva

Hoy en día en Israel, la jornada escolar puede llegar a terminar a las 13:00 hs. A los niños de familias de clase media o alta, esto les ofrece la posibilidad de realizar actividades extraescolares tales como deportes, clases de música, apoyo escolar, y demás actividades extracurriculares.

Pero para los niños de menores recursos económicos, las largas tardes sin ninguna actividad pueden significar un verdadero peligro: horas y horas sin ningún adulto que los supervise y demasiadas posibilidades de caer en la droga y demás conductas delictivas o ser víctimas de todo tipo de abuso.

Sus padres también se hallan en una situación difícil. La mayoría de ellos son madres solteras o parejas en las que uno de los miembros se halla sistemáticamente desempleado. Muchos de ellos son inmigrantes que no lograron integrarse a la sociedad israelí.

La falta de ingresos les torna imposible alimentar a sus hijos o brindarles las necesidades básicas que necesitan. Llenos de frustración, vulnerables y sin orientación alguna, estos padres no pueden darle una dirección a la vida de sus hijos, como tampoco el apoyo emocional que necesitan ni constituirse en modelo positivo para los niños.

Afikim brinda a los niños y sus padres las herramientas necesarias para romper con el devastador círculo de pobreza, para tornarlos productivos y miembros activos de la sociedad.

¡Necesitamos tu ayuda!

Generosidad, amor, alegría y felicidad: estos son los regalos que los niños reciben en su centro. Sin mencionar: atención, una palabra cariñosa, un ambiente reconfortante después de un día escolar agotador, atención a cada detalle y, por supuesto, una comida caliente.